Piel atópica: consejos prácticos.

Home / Piel, mujer, maquillaje y cabello / Piel atópica: consejos prácticos.

La atopia cutánea, conocida popularmente como piel atópica, es una afección dermatológica de alta frecuencia, que normalmente no reviste gravedad, y que a menudo es larga y compleja pero cuyo tratamiento es eficaz.

La piel atópica se caracteriza por la aparición de eczema, que es una inflamación benigna de la piel. Se reconoce porque aparece con placas rojas, a veces exudativas (con supuración) y mayormente secas, que aparecen con picor. La mayoría de las veces la irritación se localiza en párpados y mejillas, tronco, extremidades (codosy rodillas) y en las manos.

La piel atópica suele presentarse en los primeros meses de vida, dura hasta la infancia y raramente se prolonga hasta la edad adulta. El eczema atópico es una enfermedad genética. Lo que ocurre es que los niños afectados tienen cierta fragilidad de la epidermis (capa más superficial de la piel) y cierta predisposición alérgica de caracter familiar. Las irritaciones y eczema se presentan de improvisto, evoluciona por brotes dispersos y puede desencadenarse por estrés, emociones o contacto con el agente alérgeno.

Dicho todo esto cabe decir que un niño con piel atópica puede llevar una vida perfectamente normal y que puede vacunarse ante el alérgeno desencadenante si este se localiza y el facultativo lo considera oportuno.

El tratamiento

1) Dermocosmético

La aplicación de cremas y emulsiones supone, para el niño con piel atópica, un momento de calma y bienestar muy importante para su equilibrio. Una vez escogida la opción más recomendable para cada caso, debe aplicarse la crema o emulsión con las manos muy limpias, masajeando circularmente y con delicadeza la piel del niño sobre las zonas más propensas a la aparición de brotes, tales como piernas, brazos y sobre la cara, evitando el contorno de los ojos.

¿Cuál elegir?

La gama de productos para pieles atópicas es amplia, y se elige el producto en función de las características de la piel del niño, del uso (baño, hidratación, exudado, episodio…) y de otras consideraciones como por ejemplo la estación del año.

En el siguiente enlace encontraréis una selección de productos indicados para el eczema atópico y todo lo que supone: Piel Atópica

En sucesivos artículos analizaremos a fondo los diversos productos que os recomendamos, pero a modo de resumen, esta podría ser una excelente combinación:

Baño: Gel – champú Repavar
Hidratación post-baño: Leche hidratante Repavar

Hidratación diaria, situación de estrés o pre-eczema: A-Derma Leche Emoliente
Ezcema con secreción y exudado: A-Derma Cytellium

2) Higiénico-dietético

Durante un episodio de eczema, se recurre a medicamentos prescritos por el médico, pero es de elevada importancia la atención diaria y el cuidado que se preste a las pieles frágiles de aquellos niños que presentan piel atópica. Seguidamente os presentamos una serie de consejos de higiene y cuidado diario, de elevada utilidad en este tipo de problemas:

  • Baño: el agua no debe sobrepasar los 32ºC o 33ºC, para no provocar picor. Para el baño es preferible utilizar un gel sin jabón o pan dermatológico, pues no son irritantes. Una vez realizada la limpieza debe aclararse abundamente y secar sin frotar, delicadamente.
  • Alimentación: En caso de que el desencadenante sea una alergia alimentaria confirmada mediante un exámen alergológico, los alimentos deberán suprimirse de la dieta del niño.
  • Casa/Ambiente doméstico: Deben evitarse las moquetas, cortinas, colchones con pluma, pues son el hábitat perfecto para los ácaros que en muchas ocasiones causan el brote. En la medida de lo posible, no abrigar demasiado al niño, evitar los tejidos sintéticos y la lana, pues suelen picar. Preferiblemente utilizar ropa de algodón. Para la ropa deberá utilizarse un detergente suave, comprobar que no genera problemas en el niño y utilizar siempre el mismo. No se recomiendan los suavizantes.
  • Exteriores: la piel atópica suele mejorar en verano, por los rayos del sol y por una mejor hidratación del aire. A pesar de ello hay que recordar que se deben utilizar protectores solares (los hay específicos y testados para problemas pieles atópicas), siguiendo siempre las recomendaciones de fotoprotección dadas por el médico o farmacéutico.

3) Farmacológico

Únicamente a modo divulgativo vamos a explicar aquí el arsenal terapéutico disponible para tratar los bortes de eczema atópico. Los siguientes tratamientos deben ser siempre prescritos por un médico y dispensados por un farmacéutico.

Corticoides tópicos: Las cremas con cortisona son la base del tratamiento. Se trata de agentes antiinflamatorios de diferente potencia, dependiendo del tipo de corticoide. Una vez han sido prescritos por el facultativo, es conveniente saber cómo utilizarlos y no temer su uso, pues se trata de medicamentos muy eficaces. Bien utilizados no causan problemas de tolerancia, por lo que es recomendable acudir, como mínimo a la farmacia, para recibir consejos de utilización. A continuación algunas reglas básicas de aplicación:

  • Aplicar sobre piel limpia y seca.
  • Aplicar la cantidad suficiente, ejerciendo un leve masaje para su correcta absorción.
  • Aplicar, salvo recomendación médica, una vez al día.
  • Seguir exactamente las recomendaciones facultativas, que se pautan para un determinado periodo de tiempo y que preveen una disminución progresiva en la aplicación del dermocorticoide.
  • Tener en cuenta las cantidades utilizadas e indicarselas al médico en la siguiente visita.

Otros: En función de las necesidades y particularidades de cada atopía, existen también tratamientos inmunomoduladores, antihistamínicos, de terapia termal e incluso antibióticos ante infecciones.

En todo caso, debe ser siempre el médico el que valore la instauración de uno u otro tratamiento.

Bibliografía:
«Consejos prácticos para suavizar la sequedad y calmar las irritaciones de las pieles atópicas y muy secas» A-Derma. Pierre-Fabré.

Related Posts
Comments
  • Marla

    Gracias…;)

Leave a Comment