Fotoprotección: 10 conceptos clave.

Home / Piel, mujer, maquillaje y cabello / Fotoprotección: 10 conceptos clave.

Estamos en agosto y ello significa, en la mayoría de los casos, sol y playa, o sol y piscina. El sol es un elemento indispensable para la vida, pero también puede resultar perjudicial si no se toman las medidas oportunas para combatir sus efectos negativos sobre nuestro organismo. De ahí que resulte indispensable protegernos de las radiaciones solares (cada vez más agresivas por el deterioro de los filtros atmosféricos) mediante fotoprotectores adecuados y seguros.

A modo de resumen hay que conocer que las radiaciones solares ultravioleta se dividen, a grandes rasgos, en:

  • UVB: de mucha energía, poca penetración y causantes de la irritación y la quemadura.
  • UVA: de menor energía, mayor penetración y causantes de las manchas, pigmentación y problemas a largo plazo.

Si bien es cierto que se ha avanzado mucho en la concienciación de la población y que se ha extendido el uso de fotoprotectores a la gran mayoría de edades, aquí os dejamos 10 conceptos y consejos clave que despiertan curiosidad o que no acaban de ser bien entendidos.

 

1. ¿Qué es el Factor de Protección Solar (FPS o SPF en inglés)?

El FPS es un índice que nos indica cuánto tiempo un fotoprotector nos permite estar bajo exposición solar sin que nuestra piel empieze a irritarse y posteriormente «quemarse» (protección frente a UVB). Sería por tanto el número de veces que el fotoprotector aumenta nuestra capacidad natural de protección frente al sol. A mayor factor, mayor protección.

2. ¿Cuál es mi tipo de piel?

El tipo de piel, o fototipo, hace referencia a la capacidad que tiene nuestra piel para asimilar la radiación solar. La clasificación va del Fototipo I al VI, y a grandes rasgos se caracterizan por:

Fototipo I: pieles muy claras y pelirrojas. Gran tendencia a la irritación y posterior quemadura. Extrañamente se broncean y son muy sensibles a la exposición solar prolongada.
Fototipo II: pieles claras y delicadas, correspondientes en su gran mayoría a personas rubias. Se broncean escasamente y presentan fotosensibilidad elevada.
Fototipo III: corresponde en su gran mayoría a las pieles de personas mediterráneas. Es el más común, coincide con las personas castañas con un color de piel intermedio. Ante la exposición solar se enrojecen primero y se broncean después.
Fototipo IV: personas de cabellos negros y piel oscura, que se broncea con rapidez al exponerse al sol.
Fototipo V: fototipo de piel más morena que el IV.
Fototipo VI: personas de raza negra.

3. ¿Qué FPS debo escoger? 

Aunque no hay una regla absoluta, hay que tener en cuenta algunos aspectos:

  • Ante la primera exposición, el FPS nunca puede ser menor de 15, tendiendo siempre a la utilización de factores, como mínimo, de 30.
  • Se debe aumentar la protección en niños, deportes acuáticos, montaña, días de alta intensidad solar, exposición prolongada, etc.
  • Es importante conocer el fototipo de cada uno para escoger con certeza el FPS adecuado.

 4. ¿Qué es el UVI? 

El UVI es el Índice Ultra Violeta es una estimación de la cantidad máxima de radiación perjudicial para las personas, sobre la superficie de la tierra, generalmente al mediodía. Este índice suele conocerse mediante prensa, televisión, webs u organismos especializados. El siguiente enlace de la AEMET indica el UVI diario para cada provincia española: AEMET.

El valor diario ofrecerá pistas sobre el factor de protección más adecuado a utilizar, y su frecuencia de aplicación.

5. Entonces… ¿qué factor me pongo?

La siguiente tabla indica esquemáticamente qué FPS utilizar en función de cada fototipo e UVI.

UVI FOTOTIPO I FOTOTIPO II FOTOTIPO III FOTOTIPO IV
1 a 3 15 – 20 15 – 20 15 – 20 15 – 20
4 a 6 30 – 50 30 – 50 15 – 20 15 – 20
7 a 9 50 30 – 50 15 – 25 15 – 20
10 o más 50 50 30 – 50 15 – 20

 

6. Fotoprotectores… ¿son todos iguales?

Si bien es cierto que los fotoprotectores se igualan en cuanto al FPS que pueden ofrecer, hay otros márgenes de calidad que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un fotoprotector.

Por ejemplo, en farmacias y parafarmacias existe gran variedad de texturas y formulaciones, que se adaptan en función de otros factores de cada piel: nivel de hidratación deseado, textura fluida o más consistente, dosificación en spray o aerosol, productos pediátricos o para adultos, etc.

Resumiendo se ofrecen aquí las texturas más comunes que se pueden encontrar entre los laboratorios dermatológicos vendidos en farmacia:

  • Facial: Pieles secas: Crema, gel crema.Pieles mixtas/grasas: emulsiones, fusion fluid.
  • Corporal: Adultos: loción en spray, leche con dosificador, spray transparente, leches, gel crema.Pediátrica: loción en spray, leche con dosificador, spray transparente, leches, gel crema. En el siguiente enlace Farmateca podrás encontrar la variedad a la que hacemos referencia. Fotoprotección y Oferta Fotoprotección

 

7. ¿Estoy protegido si me aplico el fotoprotector, entro al agua y salgo?

Los fotoprotectores que sean resistentes al agua deben incluir en su etiquetado visible la leyenda WATER RESISTANT, en caso de no perder la capacidad fotoprotectora después de 40 minutos de baño, o WATER PROOF, en caso de no perderla después de 80 minutos.

Estas leyendas son un indicador de la calidad del fotoprotector. Aún así, la recomendación de los organismos sanitarios es la de reaplicar el producto si el baño supera los 20 minutos de duración.

8. Ya estoy moreno… ¿no me pongo más protector?

Aunque nuestra piel ya esté bronceada sigue siendo vulnerable a las radiaciones solares, por eso se recomienda que se siga utilizando protector solar ante una exposición prolongada al sol. En este caso, a medida que nuestra piel se vaya bronceando, podremos ir disminuyendo el factor de protección solar utilizado, aunque SIEMPRE renovando su aplicación constantemente y sabiendo que cualquier precaución es poca ante los efectos del sol.

9. Algunos consejos prácticos:

  • Se debe aplicar el protector solar antes de salir de casa, nunca una vez en la playa o en la piscina.
  • El protector solar debe aplicarse en TODAS las partes del cuerpo expuestas, incluyendo espalda, empeines de los pies y nariz, las zonas que reciben más radiación.
  • Protegerse la cabeza con sombrero o viseras, en la medida de lo posible.
  • Aplicar el fotoprotector sobre la piel seca, nunca mojada ni humedecida.
  • Renovar como máximo cada 2 horas y cada vez que se sale del baño.

10. Advertencias sobre el sol:

  • No exponerse al sol prologandamente durante las horas de mayor incidencia solar: entre las 12 y las 15.
  • Tener en cuenta que la nieve, el agua y la arena reflejan las radiaciones en un 80, 25 y 10% respectivamente.
  • No utilizar colonias ni desodorantes con alcohol durante la exposición al sol, pueden producir manchas.
  • Hay medicamentos que producen reacciones de fotosensibilidad. Consulte a su farmacéutico.

En estos 10 puntos hemos intentado resumir todo aquello que suscita más interés y consultas acerca del Sol y todo aquello relacionado con la fotoprotección, pero si sigues teniendo dudas acerca de temas más específicos como tipos de filtros, enfermedades derivadas de una exposición sin precaución, etc, no dudes en consultarnos via email.

Related Posts
Comments
pingbacks / trackbacks
  • […] solares (los hay específicos y testados para problemas pieles atópicas), siguiendo siempre las recomendaciones de fotoprotección dadas por el médico o […]

Leave a Comment