Atención… ¡PIOJOS!

Home / Mujer, Niño y Bebé / Atención… ¡PIOJOS!

Las infestaciones masivas por piojos (o pediculosis) se caracterizan por una inflamación de la piel causada por la colonización de diferentes especies de parásitos: en el caso de las pediculosis de la cabeza el parásito es Pediculus capitis, en la pediculosis de la ropa es el Pediculus humanus y en la zona púbica, cuando hablamos de ladillas, es el Phitirius pubis. Debido a que esta inflamación afecta regularmente a las zonas con mucho pelo, sus hábitats habituales por excelencia son la cabeza, genitales y cejas.

De las que se comentan, la más habitual es la producida por piojos en la cabeza, llegando a suponer un problema sanitario importante entre la población infantil. Por ello vamos a analizar este último caso más en profundidad.

DIFERENCIAS ENTRE PIOJOS Y LIENDRES

Los piojos son los insectos pertenecientes a las 3 especies mencionadas, que afectan a cabeza, cuerpo y pubis.

Por su parte, las liendres son los huevos depositados por estos piojos, que se alojan en el tallo del cabello y que son el origen de nuevos piojos. A pesar de ser los huevos, encontrarlos resulta de gran importancia, pues es más fácil que encontrar a los piojos propiamente dichos.

CICLO BIOLÓGICO

Los piojos presentan tres etapas de desarrollo: liendre, ninfa y adulto.

  • Piojos: tienen una vida que oscila, de media, entre 30 y 40 días. Las larvas son similares a los adultos, pero más pequeñas. Las hembras pueden llegar a depositar hasta 250 – 300 huevos durante el ciclo.
  • Liendre: Son los huevos depositados en la cabeza. Son difíciles de ver, llegando a confundirse con caspa. Para localizarlos debemos buscar en la raíz capilar, de forma ovalada y de color amarillo a blanco con un tamaño de aproximadamente 1 mm.
  • Ninfa: cuando eclosiona la liendre después de una semana, se convierte en un piojo pequeño, llamado ninfa. Tras 7 días de incubación se convierten en piojos, y se alimentan durante esta etapa de la sangre de la persona. Hay que saber que la temperatura óptima para crecer es alrededor de los 28ºC y que no soportan temperaturas superiores a 45ºC ni inferiores a 12ºC.

El piojo adulto tiene 6 patas y un color bronceado a gris. Las hembras suelen ser más grandes que los machos y son ellas las que depositan los huevos. Pueden llegar a vivir 30 días en la cabeza alimentándose de sangre.

SÍNTOMAS

  1. Inflamación del cuero cabelludo.
  2. Liendres en el pelo.
  3. Cosquilleo, sensación de movimiento en el pelo.
  4. Picor, en la nuca y detrás de las orejas.
  5. Irritabilidad al rascarse. Se pueden ocasionar heridas que pueden llegar a infectarse.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de una infestación por piojos es sencillo, se trata de realizar una revisión del cuero cabelludo hasta encontrar liendres o piojos. Hay que tener en cuenta que se debe disponer de una buena luz, preferiblemente la solar.

Es recomendable observar el cabello detenidamente, haciendo hincapié en el nacimiento del pelo y en las zonas de la nuca y detrás de las orejas (lugares preferidos por los piojos para alojarse).

Liendres: son ovaladas, de color blanco a gris y muy pegadas al pelo.

Piojos: más difíciles de ver, a no ser que haya una infestación excesiva.

¿CÓMO SE PROPAGAN?

A pesar de la creencia popular de que los piojos saltan, o vuelan, esto no es cierto, y la forma más común de contagio es el contacto directo entre cabezas. Existen otras formas de contagio como ponerse ropa infectada previamente, compartir peines, cepillos o toallas; ropas de cama y ajuar en contacto reciente con una persona infectada.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

La primera medida preventiva es la de una correcta higiene, y por tanto lavar bien la cabeza o el área donde habitan los piojos.

Cortar el pelo no supone una medida eficaz, a no ser que sea un corte completo, al cero. Las liendres se localizan en la base del cabello y por tanto un corte normal no eliminaría la infestación, aunque sí puede facilitar su lavado y la aplicación del tratamiento.

En cuanto al tratamiento propiamente dicho, actualmente se emplean lociones y champúes de permetrina al 1%, de amplia eficacia y de fácil utilización. Se debe aplicar el tratamiento al cabello y al cuero cabelludo, siguiendo las instrucciones de uso y las del farmacéutico. Cabe comentar que los productos con esta composición no están recomendados para niños menores de 6 meses.

Recientemente se han comenzado a utilizar también compuestos como la dimeticona, que son unas siliconas que atacan al parásito por asfixia, rodeándolo con una película. Su eficacia ha sido demostrada y resultan una buena alternativa a la permetrina en caso de la aparición de resistencias.

La eliminación de los huevos es tanto o más importante que la de los propios piojos, pues una sola liendre que permanezca en la cabeza puede ser capaz de reinfestarla por completo. Existen también lociones indicadas para la eliminación de las liendres, ayudando a desprenderlas. Además, son de gran utilidad los peines de metal o lendreras, más efectivas y fáciles de usar que los peines de plástico, pues carecen de carga electroestática con el cabello.

Para terminar es importante resaltar que la tarea de erradicar los piojos no debe ser únicamente una responsabilidad del colegio, pues es fundamental tratar estas infecciones en la familia, evitando infestaciones colectivas masivas, mucho más difíciles de tratar y atajar.

 

BIBLIOGRAFÍA: Adaptado de «Pediculosis». Aula de la farmacia. Celia Sáiz García, Marta Álvarez Martínez.

Related Posts

Leave a Comment